Como generar una buena experiencia comercial

Como generar una buena experiencia comercial


Independientemente del negocio, proyecto, emprendimiento en el que estés embarcado sabrás lo duro que es conseguir nuevos clientes. Pero lo que interesa realmente no es conseguir aumentar las ventas, sino fidelizar a clientes para crear comunidad.

La fidelización es una de las armas más potentes de cualquier negocio. Requiere de tiempo, trabajo, una estrategia adecuada y, sobre todo, mucha constancia. Pero los resultados serán doblemente positivos para tu marca.

Apunten siempre a un cliente lovebrand

Pero como se genera:

  1. La primera impresión es clave. Nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. Por eso, desde el principio enfócate en satisfacer los deseos del cliente. Aprovecha el primer encuentro para que tus consumidores se convenzan -a través de un buen trato- de que tú eres su mejor opción y, por supuesto, que ellos también son importantes para ti.
  2. Traza un plan para conquistar clientes. Planear las acciones que realizarás te dará grandes ventajas para ofrecer un servicio de excelencia. Crea un plan general antes de tratar con nuevos clientes y uno especial para tus clientes. Recuerda que el plan es sólo un punto de partida que deberá adaptarse según el caso, pues cada cliente es diferente.
  3. Escucha primero y anticípate. ¿Cómo hacerlo? Permite que el cliente te explique en detalle qué desea. En ocasiones, las palabras no son un recurso suficiente para expresar lo que en realidad sentimos, así que también toma en cuenta las expresiones del rostro. Cuando sea tu turno de hablar, utiliza toda la información que captaste para presentar las características de tu producto o servicio como la solución exacta a las demandas planteadas.
  4. Estudia tu mercado. Invierte tiempo para ser un experto conocedor de tu mercado. También aprovecha para observar qué está haciendo tu competencia como para detectar qué tipo de productos y servicios son los más demandados.
  5. Ponte en los zapatos de tu cliente. Un grave error es pensar que el servicio al cliente es una actividad estandarizada y que las mismas tácticas funcionarán para satisfacer las expectativas de todos. Las personas son únicas y especiales. Ponte en los zapatos de la otra parte y plantéate la siguiente cuestión: ¿cómo me gustaría que me traten: bien o mal? Entonces ofrece un trato, al menos, bueno. Mejor aún, excelente. Inicia con un plan general de atención y, según sea el caso, diseña estrategias específicas para crear una experiencia «diferente» para cada cliente.
  6. Demuestra por qué eres la mejor opción. Cuando estés a cargo de la primera tarea que te ha confiado tu cliente, no olvides proporcionar información actualizada sobre tus avances. Comparte todos los resultados -buenos y malos- y resuelve los problemas que se presenten de forma conjunta. Demuestra, en todo momento, que estás haciendo tu mejor esfuerzo y que trabajas para alcanzar un beneficio mutuo. Si lo consigues, no sólo construirás una buena relación, sino también crearás un sentimiento de satisfacción en tu consumidor, lo que te ayudará a mejorar las posibilidades de ganar esa cuenta y muchas más.

Conclusión

Planea, anticipate, ejecuta y ve más allá.

Enfócate en los detalles. A quién no le encanta recibir algo que lo sorprenda. Por eso, los detalles marcan la diferencia.

Agradécele al cliente por el tiempo que te ha dado y después pregunta: ¿Cómo podemos mejorar?

¿Qué te gusto? Aplica siempre el mejoramiento continuo

«la excelencia en servicio sólo es posible cuando la satisfacción de las expectativas del cliente ha sido superada».

¿Necesitas ayuda? Déjeme saber como te puedo ayudar